Recomendaciones para tener un espacio de trabajo ergonómico - MEPAL
Por: Mepal

Recomendaciones para tener un espacio de trabajo ergonómico

27 mayo, 2019

mobiliario ergonomico

Estar muchas horas sentado para ejecutar las labores diarias, frente a un monitor o un escritorio en el que el colaborador pueda escribir, organizar, leer y desempeñar las funciones laborales, incrementa la probabilidad de sufrir alguna de estas afecciones: dolor de espalda, contracturas, jaquecas, síndrome de túnel carpiano, entre otras.

Esos problemas de salud, sin embargo, no se deben 100% a las largas jornadas de trabajo sino a la falta de un mobiliario que permita tener una mejor posición, tanto física como mentalmente mientras se trabaja. La ergonomía, definida por la Asociación Internacional de Ergonomía como “el conjunto de conocimientos científicos aplicados para que el trabajo, los sistemas, productos y ambientes se adapten a las capacidades y limitaciones físicas y mentales de la persona” surgió para combatir esta problemática.

 

Un mobiliario ergonómico es aquel que se adapta a las características físicas y anatómicas del colaborador, al igual que al tipo de herramientas que va a emplear o el tipo de trabajo que va a ejecutar. Una correcta configuración ergonómica es aquella que “requiere la menor cantidad de esfuerzo en el cuerpo de quien lo esté usando”, según Alan Hedge, director del Grupo de Investigación sobre Factores Humanos y Ergonomía de la Universidad de Cornell en Estados Unidos.

El problema es serio. Según un dato compartido por el Instituto Privado de Ergonomía y Factores Humanos (IEHF), 8 de cada 10 trabajadores experimentan dolor de espalda en algún momento. Asimismo, la institución asegura que un mueble ergonómico (adaptable a las condiciones anatómicas del usuario) aumenta el rendimiento de los trabajadores hasta en un 5%.

 

Ergonomía aplicada al mobiliario de oficina: ¿qué tener en cuenta el diseño y cuál es su variedad?

 

Es importante entender que la ergonomía no es un producto sino un proceso, que debe acoplar los muebles con otras condiciones como: herramientas, espacio de trabajo, entorno, otros trabajadores, tareas laborales; para reducir los riesgos de lesiones y mantener colaboradores inspirados. A continuación se destacan las características ideales para estos muebles:

 

  1. Silla: En la actualidad, las nuevas tecnologías han ayudado a crear los componentes que debería tener cualquier silla que sea considerada ergonómica. Como ejemplo está el respaldo para la columna vertebralque ayuda a mantener una curva espinal saludable, lo que mejora la comodidad y reduce la fatiga al sentarse.

 

Otras integran un sistema de reclinación especial de hasta 28 grados para la comodidad de los colaboradores, así como asientos capaces de distribuir el peso de manera apropiada, para soportar los movimientos del cuerpo mientras se mantiene la espalda flexionada.

En general, las características esenciales de una silla ergonómica son:

 

  • Asiento: con relleno y tela transpirable. La altura estándar es de 35 a 52 cm, mientras que el ancho y profundidad es de 38 a 40 cm. Esta debe ser ajustable y girar fácilmente para una movilidad completa sin esfuerzo del colaborador.
  • Soporte lumbar: es fundamental, sobre todo si se está en el escritorio durante largos períodos de tiempo. Para asegurar que la silla se alinee correctamente con la curva de la espalda, se debe elegir una que se pueda ajustar en altura y que cuente con un asiento con base regulable en profundidad.
  • Respaldo: regulable en altura e inclinación para conseguir el correcto apoyo de las vértebras lumbares. Sin el respaldo adecuado, la espalda y la columna vertebral experimentan estrés que pueden causar un dolor leve a severo.
  • Reposabrazos: ajustables en altura, para que no obligue a forzar la postura de los brazos. Son importantes porque permiten cambiar de postura sin hacer tanto esfuerzo y reducen la carga muscular que existe entre el cuello y los hombros.
  • Estabilidad: deberá contar con una base de cinco apoyos, preferiblemente. La estabilidad permitirá que sea seguro apoyarse sobre el borde del asiento, el respaldo o alguno de los apoyabrazos.

 

Una silla de oficina ergonómica es aquella que permite mantener una postura neutral: sentarse con los pies apoyados en el suelo; las rodillas ligeramente más altas que la cadera; y hombros, cadera y orejas alineadas entre sí. Sentarse en una silla con una posición incómoda solo ejercerá presión sobre el sistema musculoesquelético del cuerpo, además de causar incomodidad, dolor y fatiga en el cuello, los hombros y la espalda.

 

silla ergonomica

Créditos: Mepal

2. Mesas y escritorios de oficina. Existen tablas y escritorios diseñados para que el trabajador pueda realizar actividades tanto sentado, como de pie. Si la altura de la mesa o escritorio no es adecuada, el colaborador tiene el riesgo de esforzar la musculatura del brazo y de la espalda y adoptará una posición que terminará comprometiendo la columna.

Institutos de ergonomía recomiendan que la mesa de trabajo sea de 72 cm de altura. O al menos, que pueda regularse entre 68 y 76 cm. En todo caso, el espacio debe ser suficiente para mantener las piernas, rodillas y muslos cómodos, y poder cambiar de postura fácilmente.

La profundidad, por otro lado, deberá ser de 100 a 120 cm, sobre todo si se requiere un ordenador.

 

Además, es importante tener en cuenta:

  • Tablas y escritorios que permitan que el colaborador pueda sentarse, ponerse de pie o cambiar de posición cuando lo desee.
  • La altura debe permitir que los codos y las axilas estén rectos sobre la mesa. Si el tablero de la mesa es demasiado bajo, impone una curvatura no natural de la columna vertebral. Si está demasiado alta, los músculos del cuello y cuello estarán tensos.
  • Los escritorios deben ser suficientemente amplios para colocar herramientas como la pantalla del ordenador, teclado, ratón, archivadores, porta-documentos, entre otros. Además es ideal que incorporen un sistema de administración de cables sin costura que los enruta a todos en un canal debajo de la mesa.

Trabajar sentado y de pie alternativamente tiene un efecto positivo en la salud de los colaboradores, esto les permite cambiar de postura y evitar pasar muchas horas seguidas sentado. «Estar activos es bueno para la salud física y mental. Simples cambios de comportamiento como romper largos períodos en la silla pueden marcar una diferencia enorme«, afirma un documento publicado por el Instituto de Salud Pública de Inglaterra, en el cual concluyen que estar de pie o hacer movimiento por más de dos horas en el trabajo se asocia con menores riesgos para la salud.

Mientras que en la Universidad de Deakin, en Australia, se sostiene que la adopción de estas mesas es capaz de “ahorrar años de vida” porque previene enfermedades asociadas a la obesidad.

acustica oficina

Créditos: Mepal

3. Accesorios ergonómicos. Los expertos en esta disciplina han desarrollado alternativas para todas aquellas herramientas o elementos de uso continuo. Por ejemplo:

  • Brazo de monitor ajustable. Permiten ajustar la pantalla del ordenador exactamente donde lo desea con mínimo esfuerzo y máxima precisión, y orientación tanto vertical como horizontal, lo cual favorece la adopción de posturas correctas. El soporte debe ser ajustable en altura, de 69 a 86 cm y el peso del monitor deberá coincidir con el peso del brazo.
  • Soporte para laptop. Levanta a las computadoras portátiles de la superficie de trabajo, lo que permite adoptar mejores posturas y evitar la fatiga ocular. La pantalla del ordenador deberá estar situada frente al colaborador, con una distancia recomendada de los ojos de 50 a 55 cm.
  • Reposapiés. Se recomienda en aquellos casos en los cuales el escritorio no posee altura regulable y este, cuando hace juego con la altura del asiento, impide que el colaborador pueda descansar sus pies en el suelo. Deberá tener una inclinación ajustable entre 0 y 15 grados sobre el plano horizontal y unas dimensiones de 45 cm de ancho por 35 cm de profundidad.

 

Un diseño de mobiliario que responda a consideraciones ergonómicas previene malas posturas y múltiples molestias físicas y psicológicas. La salud, el confort y el desempeño laboral eficiente deben ser prioridad para las empresas, ya que verán aumento en la reducción de las tasas de absentismo e integración del colaborador a un ambiente más próspero y saludable.

Créditos: Mepal

Compartir:

Fuentes