Cómo hacer un portafolio de arquitectura - MEPAL
Por: Mepal

Cómo hacer un portafolio de arquitectura

2 septiembre, 2019

Para los arquitectos, una tarjeta de presentación y una hoja de vida o CV no son suficientes para mostrar su formación, habilidades, experiencias y logros. La arquitectura es un arte y una ciencia visual en la que planos, cálculos y representaciones virtuales juegan un papel fundamental. Por eso el portafolio es la mejor carta de presentación.

Sin embargo, armar un portafolio no es garantía de hacerse con todos los proyectos de arquitectura o de asegurarse un puesto de trabajo. Es necesario saber mostrar el contenido, utilizar las herramientas apropiadas y, por supuesto, mostrar lo mejor que se tiene y hacerlo encajar con lo que busca el cliente o empleador. Poner en marcha estas buenas prácticas ayudará a llevar el portafolio a otro nivel.

 

1. Mostrar en qué se es bueno

La arquitectura tiene muchas áreas relevantes. Lo más común es que los arquitectos sean realmente especialistas en una, dos o tres áreas; y esas son precisamente las que deben resaltar en el portafolio.

  • Diseño arquitectónico,
  • Fotografía,
  • Modelado 3D (BIM),
  • Diseño de interiores, y
  • Proyectos sostenibles.

Estos son algunos ejemplos de áreas específicas sobre las que podría basarse el contenido del portafolio. Una vez se determinan las facetas que se quieren mostrar, sigue un proceso de filtrado de todos los proyectos de arquitectura en los que se ha participado.

De nuevo, solo lo mejor en cada área es bienvenido, pues allí se sintetizan las habilidades que se quieren mostrar. Además, un portafolio largo no es necesariamente mejor que uno corto. De hecho, en la comunidad de Arch Daily recomiendan siempre los portafolios cortos, con un máximo de cuatro proyectos, mientras más recientes, mejor.

Algunas habilidades son más sencillas de plasmar que otras. Por eso, las imágenes o animaciones deben estar acompañadas de especificaciones técnicas que expliquen el motivo y la relevancia del trabajo realizado.

Título del proyecto, cliente, fase de diseño, software utilizados, responsabilidades, área del proyecto, duración e, incluso, el valor del proyecto son elementos que podrían resultar de interés para quien verá el portafolio.

Créditos:

2. Considerar el portafolio como una obra más

El contenido es tan importante como la presentación. ¿Se podría decir que una obra está lista cuando no cuenta con acabados importantes como el color, las texturas y los detalles finales? Probablemente no. Lo mismo ocurre con un portafolio; solamente seleccionar y juntar las obras no significa que esté listo.

La composición visual del portafolio en sí produce un impacto que va allá de las fotografías, los folios y las animaciones de rendering. Portada, cuadros de texto, fuente, colores, dimensiones, márgenes y todo lo relacionado con la arquitectura de diseño del portafolio dicen mucho sobre las habilidades y la imaginación de un arquitecto. Por eso la presentación es crucial.

Un consejo del equipo de Arch20 es perder el miedo a los espacios en blanco. En lugar de cargar las páginas del folio con texto e imágenes, es conveniente dejar espacios en blanco en el portafolio para que la vista se concentre en las obras y sus detalles.

 

3. Digital o físico

Esta es una disyuntiva común entre los arquitectos. Muchos ven el formato digital y el físico como dos mundos opuestos cuando en realidad son herramientas diferentes y complementarias.

El formato PDF es el más universal, para los portafolios de arquitectura es una mejor opción que programas del paquete Microsoft Office o plataformas como Google Drive. Así se evitan problemas con las versiones del formato o con la capacidad de almacenamiento de la nube. Esta es una excelente opción para portafolios personalizados según las exigencias del cliente.

Por otro lado están las plataformas online: Issuu y Behance son probablemente las más populares. Behance es una especie de red social para todo tipo de creativos, mientras que Issuu es una plataforma para cargar imágenes y publicaciones (sobre todo en formato de revista) que cuenta con una amplia base de plantillas.

Las plataformas online pueden utilizarse para mostrar portafolios más extensos, con más obras y detalles. Compartir un portafolio online puede ser tan sencillo como enviar una URL, hacer clic en un hipervínculo o usar un código QR. Sin embargo, los servidores pueden caerse y la experiencia de quien lo vea dependerá en gran parte de su velocidad de conexión a internet; por ello se recomienda que no sea el único portafolio con el que se cuente.

Créditos:

¿Y para los expertos en BIM?

Los arquitectos especialistas en tecnología 3D, como el BIM, podrían encontrar insuficientes las dos opciones anteriores, pues no existe compatibilidad con la reproducción de modelos. Para ellos, las opciones son archivos de software como Autodesk Revit® y SketchUp.

Por supuesto, se necesita que la contraparte cuente con el mismo programa o con uno capaz de reproducir el formato, pero es la herramienta disponible para especialistas en modelado. Lo ideal es programar una especie de recorrido por la obra y resaltar sus aspectos más relevantes. Puede complementarse con una presentación de portafolio tradicional donde se explique con más detalle lo visto en el modelado.

 

Consideraciones generales

Además de todo lo dicho, hay otros aspectos que deben tenerse en cuenta:

  • Peso del archivo. El arquitecto Gabriel Kogan recomienda mantener entre 15 y 20 MB el peso de los archivos. Más de esto afecta su velocidad de reproducción y la experiencia de quien lo verá.
  • Ajuste del contenido. Cada cliente o empleador busca algo distinto. Por esto se debe mostrar solo lo mejor que se tiene y que pueda despertar interés.
  • Proyectos en equipo. Para el arquitecto Luca Gamberini mostrar la capacidad de trabajar en equipo es una habilidad importante que muchos toman en cuenta antes de contratar a un arquitecto.

El portafolio es la extensión del trabajo del arquitecto y una manera de mostrar sus habilidades y experiencias. Pon en práctica estos consejos y tu portafolio se convertirá en la principal herramienta para tu carrera

Créditos:

Compartir:

Fuentes